domingo, 21 de diciembre de 2014

Lamucca (de Almagro)

Ya hace más de tres años que descubrimos Lamucca (de Prado)Ver post, cerca de la plaza de Santa Ana. A punto de cerrar 2014, acaban de abrir un nuevo establecimiento en la calle de Almagro, prácticamente haciendo esquina con la calle de Santa Engracia, en el local donde durante muchos años se ubicó la floristería Bourguignon. A pesar del poco tiempo que lleva abierto estaba abarrotado - quizá bullicioso en exceso- y claramente apunta a que va a repetir el éxito de sus “hermanos mayores” y en un tiempo récord.

domingo, 7 de diciembre de 2014

99 Sushi Bar (Hotel NH Collection Madrid Eurobuilding)

A pocos metros de la plaza de Cuzco, acaba de abrir sus puertas en el hotel NH Collection Madrid Eurobuilding la cuarta sucursal del restaurante 99 Sushi Bar, perteneciente al Grupo Bambu, uniéndose a las ya existentes en las calles de Hermosilla, Ponzano y en La Moraleja. Curiosamente este mismo hotel acoge desde hace unos meses la nueva ubicación del restaurante DiverXo, que acapara tres estrellas Michelin y que tenemos previsto visitar en enero de 2015.

99 Sushi Bar lleva tiempo consolidado entre los japoneses de referencia en Madrid y hace unas semanas que ha sido galardonado en la votación popular con el Premio Salsa de Chiles 2014 al mejor restaurante de cocina extranjera.

Dispone de un local amplio, con dos estancias, una según se accede, con una pequeña barra de sushi y una cascada tras ella y otra más amplia en forma cuadrada, con un sofá corrido prácticamente en toda la sala y un jardín vertical en una de las paredes. El local cuenta también con una terraza a pie de calle.

En su nueva ubicación sigue ofreciendo buenas materias primas, un excelente servicio y una cuidada elaboración y presentación, con platos tradicionales de la cocina japonesa junto con algunos mas evolucionados y vanguardistas. La comida nos encantó, probando una selección de sushis, un maki de toro, el soft shell crab y una riquísima tempura de langostinos tigre con salsa cremosa picante.

Precio medio: 50€ por persona, bebidas aparte.
Nuestra valoración general: 8/10
GastroTip: para comer o cenar con amigos y para almuerzos de trabajo; aunque somos incondicionales de Kabuki, nos ha sorprendido muy gratamente esta nueva apertura.

domingo, 23 de noviembre de 2014

Marieta

En los últimos tiempos venimos asistiendo a la apertura de restaurantes “sociales” donde siendo la comida de calidad media y los precios razonables, sobre todo son lugares donde quedar para hablar con el almuerzo o la cena como excusa. El vagón del fisgón, Sexto, El apartamento, Pipa& Co y ahora Marieta, responden a esta tendencia.

Marieta pertenece a los mismos dueños que Pipa&Co (ver post) pero rápidamente lo ha superado en éxito. Situado en Castellana 44, casi bajo el puente de Juan Bravo, en poco menos de seis meses de vida se ha convertido en un referente tanto como afterwork como para una comida o cena informal, con una aceptable calidad precio y clientela compuesta por universitarios y trabajadores de la cercana zona de negocios, lo que hace que suela estar muy animado (quizá bullicioso en exceso...). Se ubica en un local muy amplio con diferentes ambientes, agradablemente decorado con ciertos toques de estilo neoyorquino y una zona acristalada que se convierte en terraza en verano.

lunes, 10 de noviembre de 2014

Quintín Ultramarinos

Inaugurado el pasado verano, Quintín Ultramarinos se ha abierto rápidamente un hueco en la escena gastronómica mas “in” de la capital. Pertenece a los mismos dueños que El Paraguas (ver post) y Ten con Ten (ver post), lo que per se le otorga gran credibilidad de partida. 

Para su ubicación han elegido la calle de Jorge Juan esquina con Lagasca, prácticamente frente a El Paraguas.  Se trata de un bonito local con dos plantas, quizá un tanto ajustado de espacio sobre todo teniendo en cuenta que suele estar abarrotado. Dispone de un apartado donde es posible comprar quesos, frutas, vinos y otros productos. Nos ha gustado especialmente la decoración, con ladrillo visto y luces atenuadas que crean un ambiente acogedor. Aunque cuenta con algunas mesas bajas, la mayor parte del público se distribuye entre la barra y las mesas altas.

sábado, 8 de noviembre de 2014

The Hall

Va camino de un año desde que abrió sus puertass The Hall en el lugar que ocupó el restaurante Nodo (ver post). También dirigido por Benjamin Calles pero por aquel entonces -hace algo más de diez años- con Alberto Chicote como chef, Nodo se convirtió en uno de los restaurantes "de moda" en Madrid y sin duda uno de nuestros favoritos.

El local permanece pero la decoración ha cambiado totalmente y ahora cuenta con dos grandes zonas con una estética diferenciada: la cercana a la entrada con mesas razonablemente separadas y un confortable mobiliario a base de butacones que se prolonga más allá del espacio que anteriormente ocupaba la barra y que ahora cuenta con algunas mesas altas y otra zona nueva decorada en tonos rosas que denominan Suite Rosé, con pequeñas mesas y un sofá corrido en forma de "u". Sigue disponiendo de la terraza para la epoca estival. La iluminación está muy lograda, con luces indirectas que crean un entorno bonito e íntimo y que de algún modo nos recordó a Pan de Lujo también gestionado por Benjamin Calles, pero que acaba de cerrar sus puertas.
Nuevo Restaurante en Madrid diseñado por Alfons Tost

El menú es completamente nuevo aunque tiene algunas referencia a la etapa anterior, como el tataki de atún con ajoblanco -por el que optamos- una de las estrellas de Nodo y creación en su momento de Alberto Chicote. The Hall no sigue una tendencia gastronómica concreta pero aun así lo cierto es que tiene propuestas muy apetecibles aunque no esperemos encontrar cocina de alta calidad. De los entrantes probamos las croquetas tigre y el revuelto de ibéricos con huevos ecológicos, muy ricos ambos platos aunque también recomendaríamos los garbanzos fritos con colas de cigalas, los linguini con ragú o el risotto de rabo de ternera. Como platos principales destacamos la lubina marinada, el lingote de salmón, el atún al carbón o el sapito de entre los pescados y entre las carnes, el steak tartare -vuelta y vuelta-, el tajine de pollo, el coquelet a la broche, los canelones de perdiz estofada o el roast beef. Los postres no nos resultaron especialmente apetecibles.

No todas las veces que hemos ido ha estado a la altura el servicio, pero parece que se va ajustando poco a poco...

Como resumen, The Hall ofrece una carta interesante con precios aceptables y un ambiente ciertamente sofisticado que lo sitúa claramente entre los "must" de los restaurantes de Madrid.


Nuestra valoración general: 7,5/10
Precio medio: 35€ por persona, bebidas aparte.
GastroTip: para comer o cenar, en pareja o con amigos pero no para celebraciones de grupos.  Para ver y ser visto.

sábado, 25 de octubre de 2014

L´Entrecote Café de París

Nuestro último descubrimiento ha sido este moderno bistró abierto poco antes del verano en el barrio de Salamanca, en concreto donde hace años cenábamos en el íntimo comedor de La Galette. El actual local ha sido totalmente redecorado: techos altos, pared forrada de espejos, bancos corridos en tono burdeos, mesas de mármol blanco y suelo ajedrezado en blanco y negro, conformando un conjunto agradable y elegante.
 cafe-de-paris2
La propuesta gastronómica es sencilla. La carta consta de un menú cerrado compuesto por una ensalada de lechuga muy acertadamente aliñada y un entrecote limpio de grasa (con patatas fritas a discreción....) acompañado de la salsa conocida como “Café de París” con una base de mantequilla y diferentes hierbas. La receta original proviene del famoso restaurante Chez Boubier, en Ginebra, y fue inventada hacia 1930 y celosamente guardada en secreto desde entonces...; actualmente además de L’entrecote Café de París en Madrid, la casa madre tiene sucursales en Lausana, Dubai, Londres y Estocolmo. Postres apetecibles sobre el papel, como la crême brûlée, el apple crumble, la tarta de zanahoria y un muy rico mascarpone con frutos rojos por el que nos inclinamos acertadamente.

En resumen, fórmula sencilla y presumiblemente de éxito, con costes acotados dado que es mono producto, lo que a su vez hace que la calidad de la materia prima sea primordial.

Nuestra valoración general: 7,5 sobre 10
Precio medioel menú tiene un precio fijo de 22€, postre y bebida no incluidos.
GastroTip: para comer o cenar, público formal.

lunes, 20 de octubre de 2014

Pakta y Ten’s. Gastrochic en Barcelona (segunda parte)

Desde hace varios años venimos constatando los grandes avances de la cocina vanguardista en Barcelona, con dos docenas de restaurantes premiados con estrellas Michelin de los que ya hemos tenido ocasión de conocer Dos Palillos (ver post) y Gala. En esta ocasión para cenar hemos elegido Pakta, que era uno de los últimos proyectos gastronómicos de Albert Adriá hasta hace poco: comenzó con 41º – que acaba de cerrar sus puertas y abrirá en enero 2015 como Enigma-, siguió con Tickets, Pakta y Bodega 1900 y estos últimos dos meses ha abierto Hoja Santa y la taquería Niño Viejo.

Pakta (significa “unión” en quechua, lengua originaria de los Andes centrales) y hace referencia a la fusión de la gastronomía peruana y japonesa (en Madrid el exponente más destacado posiblemente es Nikkei 225 aunque a distancia de Pakta). Al igual que la mayor parte de los proyectos de Albert Adriá y sus socios se sitúa en el barrio del Paralelo, en un pequeño local - apenas una decena de mesas- con una estética muy meditada: por una parte la barra y muebles se inspiran en las tradicionales tabernas de Japón, los izakayas y por otra infinidad de hilos de colores recorren el local y se entrecruzan cómo en un telar peruano. Los platos se elaboran en dos espacios: una cocina a la vista y una barra japonesa, en donde se puede comer mientras se preparan algunas elaboraciones.

domingo, 12 de octubre de 2014

Martinete: bistrôt de nuevo cuño

Martinete es un restaurante con aires de bistrôt, abierto desde media mañana y con una fórmula de cocina fácil y variada, precios asequibles y ambiente animadísimo tanto a medio día como por las noches y fines de semana. Pertenece al mismo grupo que Casa Mono y Ateneo -acerca de los cuales no podemos opinar porque aún no los conocemos.

Cómala. By Abraham García

Viridiana es uno de nuestros restaurantes favoritos desde hace muchos años y por eso, cuando leímos que su afamado chef, Abraham García, iniciaba una nueva aventura gastronómica, fuimos a conocerla. Atiende al nombre de Cómala y se centra en propuestas sobre la cocina mejicana. No es un mejicano al uso, es decir, con los típicos platos populares (fajitas, tacos....) sino que ofrece una cocina de mayor elaboración sobre recetas tradicionales mejicanas. 

Ocupa un pequeño local donde anteriormente se asentaba una cafetería “de toda la vida” en la plaza de la Lealtad a pocos metros del hotel Ritz y aunque es posible que se deba a que abrió sus puertas en el pasado mes de julio y quizá le falten toques decorativos, su estética recuerda precisamente a una cafetería -elegante- tan solo con algunos adornos de cactus y pocas mesas, lo que hace que en conjunto el local sea poco amigable. Cenamos en la terraza, conformada por unas cuantas mesas en la amplia acera. 

Dispone de una breve carta en la que gran parte de las propuestas son picantes por lo que interesa seguir las recomendaciones de la casa y pedir varios platos para compartir. Probamos el guacamole con tortillas fritas (muy lejos del que preparan en Punto MX), las albóndigas de cordero con cus-cús y salsa mejicana (altamente picantes), los gambones a la plancha con garbanzos fritos (muy ricos) y las patatas bravas al chile chipotle. Otras opciones de la carta eran el lomo de ternera a la parrilla y el huevo sobre riñones de cordero. No probamos los postres; parecían apetecibles sobre el papel el helado de cajeta (dulce de leche de cabra), el sorbete de piña colada y el cuajado de coco y chocolate. 

Seria erróneo ir a Cómala pensando en encontrar una versión mejicana de Viridiana. No tiene nada que ver pero es inevitable esperar algo más quizá por ser obra de Abraham García. Lleva poco tiempo pero pensando en el local, su ubicación y el altísimo listón que ha puesto Punto MX como principal competidor nos tememos que Cómala tiene un amplio recorrido de mejora...

Nuestra valoración: 6,5 / 10
Precio medio: 25€ por persona bebidas aparte (margaritas a 10€...)
GastroTip: para comer mas que para cenar; mejor con amigos que en plan familiar; ambiente informal.

domingo, 21 de septiembre de 2014

Annapurna. La cumbre de la cocina india.

Reeditamos nuestro post publicado hace mas de dos años como tributo al restaurante Annapurna que -según nos han confiado- cerrará sus puertas el próximo 27 de septiembre tras más de veinte años ofreciendo un recetario tradicional de cocina india de alta calidad, bien ejecutado y con un servicio de sala excelente.

Situado en la calle de Zurbano, a poca distancia de la sede del PP y de la Academia de Cine (de las cuales se nutre parte de su clientela) dispone de un amplio salón, decorado en tonos canela y con molduras blancas,  generalmente animado con clientes extranjeros, profesionales de la zona y parejas. Las mesas elegantemente vestidas con mantelerías blancas, cuentan con suficiente espacio para disfrutar de la comida, de la compañía e incluso de los grandes ventanales con vistas al patio interior del edificio que lo alberga.
Imagén del Local
La carta se divide en entrantes, especialidades tandoorcurrys y arroces y acompañamientos. Llevamos muchos años disfrutando de Annapurna (“comida de dioses”) y cualquiera de los currys es un valor seguro, aunque casi siempre nos inclinamos por el murgh korma y el murgh makhni (ambos de pollo, muy suave) o el sultani pasanda (de cordero), acompañados por arroz (chawal o el más elaborado kashmiri pulao). Como acompañamiento o entrante, el surtido de aperitivos es excelente: incluye samosas, panner roll de queso, bhajias y sabzi tikki (dos de cada) con gran profusión de aromas pero en ningún caso picantes. 
Entre los postres encontramos recetas tradicionales indias elaboradas de forma casera y no siempre al gusto occidental. Por último, merece la pena probar alguno de los tés para iniciar la sobremesa.
La fórmula de Annapurna siempre nos resultó muy convincente y la experiencia gastronómica placentera; servicio atento y ágil, con camareros y un jefe de sala profesionales y con un profundo conocimiento de la carta. Si a todo ello añadimos precios comedidos (con poca variación bastantes años) y muy acordes a la calidad culinaria nuestra conclusión es más que satisfactoria. 
Precio medio25€ por persona, bebidas aparte.
Nuestra valoración general8/10
GastroTip: tiene aparcacoches. Recomendable para probar un tipo de cocina diferente, aromática y con opciones para todos los gustos (picantes y suaves).