viernes, 16 de septiembre de 2016

Fismuler.

Continuamos asistiendo a la apertura de nuevos restaurantes, con la peculiaridad de que, en muchos de los casos, pertenecen a los mismos propietarios que otros ya existentes, como sucede con los últimos que hemos incluido en este blog: Perrachica, Habanera, Bibo Madrid y Canalla Bistró. En este caso, acabamos de conocer Fismuler, que ha abierto sus puertas hace pocos meses y pertenece a los dueños de La Ancha, Las Tortillas de Gabino y La Gabinoteca, nada menos…..

Resultado de imagen de fismuler

lunes, 12 de septiembre de 2016

BIBO Madrid

Disfrutamos de la cocina de BIBO hace dos años en una de nuestras visitas a Marbella. Ahora acabamos de conocer BIBO Madrid, la nueva apuesta del chef Dani García, que ya atesora dos “estrellas Michelin”.  Su estreno en Madrid hace unas semanas viene acompañado de una puesta en escena extraordinaria, con un precioso local situado en la plaza de Emilio Castelar, decorado prácticamente en su totalidad en tonos blancos, con miles de bombillas y una gran barra circular con un enorme globo, por no mencionar la llamativa figura de un atún que protagoniza el comedor principal.

domingo, 4 de septiembre de 2016

Canalla Bistro.

En nuestra reciente visita a Valencia hemos conocido Canalla Bistro, la apuesta informal del afamado chef Ricard Camarena que también cuenta con su buque insignia en la ciudad, Ricard Camarena Restaurant (premiado con una "Estrella" Michelin y tres "Soles" Repsol).

domingo, 28 de agosto de 2016

Habanera

Poco antes del inicio del verano ha abierto sus puertas la última apuesta del grupo Larrumba, el restaurante Habanera, situado en la plaza de Colón, ocupando parte del local que durante muchos años habitó RiofrÍo, todo un clásico de la hostelería madrileña. Habanera está cosechando un éxito reseñable y cuesta encontrar mesa para cenar, incluso en agosto...


lunes, 15 de agosto de 2016

Perrachica.

Se trata de la penúltima apertura del Grupo Larrumba, propietarios de Pipa&Co, Habanera, Marieta (ver post), Juanita Cruz y Frida. Conocemos los dos primeros, que responden al mismo patrón que Perrachica: comida sencilla con una buena relación calidad-precio y ambiente muy animado. Típico ”sitio que-hay-que-visitar”. Aunque somos conscientes del éxito de sus otros locales, especialmente de Marieta, nos sorprendió que el local estuviera lleno una noche entre semana en pleno mes de agosto, con dos turnos y más de cien comensales por turno…

Se encuentra en pleno barrio de Chamberí, cerca de la glorieta de Quevedo, en un local muy amplio ocupado anteriormente por una oficina bancaria. Se entra a través de una especie de “terraza” cubierta, útil para los fumadores, alicatado con formas geométricas llamativas. El interior, que es enorme, se distribuye en diversas zonas intentando crear distintos ambientes: una zona inicial con sofás y mesas, bonita aunque puede ser un tanto incómoda para cenar; otra zona de mesas situadas en un nivel elevado a media altura; además, dos barras, una a la entrada y con mesas altas en uno de sus lados y otra casi al fondo del restaurante, donde a su vez hay varios espacios con numerosas mesas. El conjunto resulta bonito, con una estética de corte industrial con conducciones de aire a la vista, pero también mezclada con elementos modernos como una gran estantería con marcos sin lienzo unos y otros con lienzo apoyados en los estantes, columnas formadas por antiguas cajas de seguridad, enormes puertas macizas de acero procedentes de la oficina bancaria que ocupaba el local y que dan acceso a los cuartos de baño. En definitiva, una decoración muy interesante y atractiva. Merece la pena dar una vuelta por el local. 
Resultado de imagen de perrachica
Evidentemente, tal volumen de mesas da lugar a que el local resulte ruidoso y poco propicio para una velada tranquila, pero sí para un almuerzo o cena con amig@s.

miércoles, 3 de agosto de 2016

LaKasa. Un paso más....

El pasado mes de mayo inauguró su nuevo local el magnífico restaurante que dirige Cesar Martín, premiado en 2016 por la revista Metrópoli con la distinción “Cocinero en progresión” y que cuenta ya con un “Sol” en la afamada Guía Repsol. Conocimos LaKasa hace ya casi cuatro años (ver post), poco después de su apertura y se ha consolidado claramente como una gran opción gastronómica a la que auguramos mayores premios futuros...
LaKasa se ha desplazado desde su ubicación en la calle de Raimundo Fernández Villaverde hasta la de Santa Engracia, con un local más grande que el anterior, contando con una zona de barra y mesas altas, acorde con la tendencia que venimos observando en las recientes aperturas. Desde el punto de vista estético, el nuevo local logra un resultado moderno y acogedor, con luces atenuadas, suelos de roble, paredes revestidas de pizarra y cocina a la vista (se lee en su cristal: “Sala de mákinas”). En el comedor hay una original estantería formada por tubos metálicos con cajas de madera envejecidas y en diferentes dimensiones.

Obituario.

Este post está vivo, y a él vamos incorporando aquellos restaurantes que desaparecen, pero de los que guardamos gratos recuerdos por las experiencias gastronómicas que nos han proporcionado.

Hace ya unos meses que The New York Times se hizo eco de este apartado de nuestro blog en uno de sus artículos de la sección de gastronomía.

OTOÑO 2015 a VERANO 2016
Aunque siguen apareciendo nuevas incorporaciones en el horizonte gastronómico madrileño, han cerrado sus puertas algunos de nuestros restaurantes habituales, como Piu di Prima, - sin duda alguna, uno de nuestros italianos favoritos-; Romano, El taller de la hamburguesa - buenas hamburguesas en uno de los restaurantes de Victor Enrich- y Seiscincuenta, en La Moraleja junto con La prima de Araceli, en El Soto de la Moraleja;

También The Hall cerró sus puertas el pasado otoño, en el mismo local donde se ubicaba nuestro mítico Nodo, del mismo dueño pero peor gestionado desde el inicio; Iroco, toda una referencia de los primeros restaurantes gastrochic en Madrid, del grupo VIPS y con una de las terrazas más bonitas cerró recientemente y  también lo hizo Fishka, que no llegamos a conocer, centrado en la cocina rusa. Por último, desaparecieron Europa Decó, uno de nuestros favoritos, situado en el hotel Urban y Edulis, situado en la calle de Velázquez.


CIERRES PREVIOS

domingo, 17 de julio de 2016

Ático. By Ramón Freixá

El restaurante Ático se ubica en el hotel The Principal Madrid, en la calle del Marqués de Valdeiglesias, casi esquina con el inicio de la Gran Vía. La parte interior del restaurante ocupa un salón alargado, decorado en un estilo muy formal con mármol en suelo, largas cortinas colgantes anaranjadas y un elegante mobiliario; pero nuestra velada transcurrió en la zona que más fama da al restaurante y que hace recomendable visitarlo: su bonita terraza, acondicionada en invierno para resistir los rigores climatológicos y especialmente disfrutable en verano por las bonitas vistas que proporciona al estar en el sexto piso del hotel, dado que la mayoría de los restaurantes de Madrid con bonitas terrazas están a pie de calle (excepción hecha de la Terraza del Casino, dirigido por Paco Roncero).

Al atractivo estético de su ubicación se suma el más importante de que la carta tenga la firma de Ramón Freixá, uno de nuestros chefs favoritos (ver posts de Ramón Freixá y Arriba ). La carta es breve, con una marcada presencia de la cocina catalana y guiños a otras cocinas españolas, con una presentación muy cuidada en todos los platos.

lunes, 11 de julio de 2016

Alabaster

A principios del presente año tuvimos la oportunidad de saborear un excelente representante de la cocina gallega, Lúa (ver post), recientemente premiado con una estrella Michelin. En esta ocasión le ha tocado el turno a otro gallego en clara alza: perteneciente a los mismos dueños que el afamado restaurante gallego Alborada –premiado con una estrella Michelin- hemos disfrutado de la magnífica cocina de Alabaster, situado en la calle de Montalbán, a escasos metros del Palacio de Cibeles. Ya en 2015 fue elegido “Mejor restaurante revelación” en los Premios Metrópoli y en 2016 ha sido premiado con un “sol” de la Guía Repsol por la calidad de su producto y la elegancia de su cocina. Una trayectoria excelente tras sólo dos años después de su apertura.

sábado, 2 de julio de 2016

Crucina. Explorando otras cocinas….

Haciendo un alto en la tipología de restaurantes que solemos presentar en este blog, hemos conocido uno un tanto diferente en su propuesta gastronómica, aunque no exento de cierto toque “chic”. Crucina abrió sus puertas hace más de 3 años en pleno barrio de Malasaña y responde a la denominada cocina crudivegana. Se trata de un paso más allá de la cocina vegana, centrándose en una técnica basada en utilizar únicamente alimentos de origen vegetal y cocinándolos a menos de 41ºC para que mantengan sus cualidades, preservando sus nutrientes y enzimas; no utilizan alimentos de origen animal, ni lácteos, azúcar, gluten, trigo, tofu, seitán, ni ningún ingrediente procesado ni químico. Evidentemente, sano debe de ser, lo curioso es que también estaba rico…
El local no es muy amplio, con aproximadamente doce mesas y una decoración que intenta recrear un ambiente relajante con plantas y libros sobre espiritualidad y dietética, así como con luces ténues, pero que se ve empañado con sillas y mesas demasiado funcionales.

La carta ofrece zumos de nombres peculiares (Piel de Seda, Elixir, Poción Mágica…) a base de licuados de frutas y verduras, así como batidos sin azúcares, ni lácteos. Además de ensaladas (“hipervitaminadas” según reza la carta), entre los entrantes encontramos los nachos deshidratados de maíz con aguacate mexicano, la tabla de “kesos” (sin lácteos) y la quiche provenzal, entre otros, de los que probamos los nachos, que estaban muy buenos. Entre los platos principales cuentan con propuestas no menos originales: los rollitos de calabacín rellenos de “keso” de tomate y albahaca; las albóndigas hindúes (con crema de anacardo y espaguetis de calabacín), la pizza de “karne” (de frutos secos), la lasaña tricolor (con pesto, tomate, “keso” cheddar y calabacín marinado), la moussaka (con bechamel sin harina y “karne” de frutos secos y aguacate) y la hamburguesa de nueces y champiñón, con mayonesa sin huevo y patatas de aguacate. Probamos estos tres últimos platos, muy ricos y bien presentados.
El servicio es muy amable y pone especial cuidado en explicar cuidadosamente el proceso de elaboración de cada plato -estos se suceden lentamente por lo que mejor ir sin prisas.
En definitiva: recomendamos conocer Crucina no sólo porque su comida está rica y es sana sino por el mérito de ofrecer una propuesta gastronómica atractiva pero con elaboraciones complejas para respetar los principios del crudiveganismo.
Nuestra valoración general: 7 sobre 10
Precio medio: 20 euros por persona, bebidas aparte.
GastroTip:  Para una velada foodie avanzada… 

sábado, 21 de mayo de 2016

La Jefa

Nuestro último descubrimiento en el mundo de la restauración más “chic” ha sido La Jefa, situado en la calle de Recoletos, en una zona que concentra algunos restaurantes jóvenes, muy atractivos y con buena relación calidad - precio como, por ejemplo, otra de nuestras últimas visitas, Doki Doki (ver post). 
La Jefa ocupa un amplio local en dos plantas: una a pie de calle con la fachada de la entrada acristalada (permitiendo ver el interior del comedor desde fuera) que dispone de una zona de barra, sofás y mesas altas. A continuación está el salón principal; adicionalmente, una planta baja que suele acoger los eventos y cenas de grupos y que cuenta con un gran sofá chester. Decoración bonita y agradable, combinando paredes de ladrillo visto junto con otras forradas con papeles pintados o recubiertas en madera. Sobre todo, buen ambiente -mayoritariamente de público en torno a los treintaytantos.
La carta es otro de los aspectos que más nos ha gustado, pues combina propuestas mayoritariamente asiáticas y peruanas, novedosas sobre las habituales en otros restaurantes de similar enfoque. Entre los entrantes destacaríamos los niguiris-causa de salmón, la ensalada de quinoa (se empieza a convertir en una constante en los restaurantes), los gambones Satay, rebozados en pasta oriental con salsa a base de cacahuete y curry rojo, que probamos junto con las croquetas de ají de gallina -nos encantaron ambas elecciones. Como plato principal probamos el ceviche limeño de corvina y el curry de molleja de ternera, especialmente rico este último. Otros platos destacables sobre el papel son: el tiradito de caballa, el cocido “dong po” (con garbanzos estofados y panceta glaseada china), la carrillera de ternera con cacao y tortitas de maíz, la pluma ibérica cantonesa, el lomo bajo madurado, el confit de pato glaseado sobre arroz jazmín frito y el pulpo anticuchero con taboulé. Postres interesantes, de los que probamos y recomendamos el chocolate, a base de chocolate picante venezolano, crema de aguacate, cacao y tierra torrefacta...
Como único “pero” a señalar, algunas deficiencias en el servicio, siendo la más destacable de ellas que no existe ningún tipo de mantel, teniendo que poner los cubiertos directamente sobre la mesa -cubiertos que además no nos cambiaron entre los primeros y segundos platos, con un resultado poco higiénico al manchar la superficie de la mesa para el resto de la cena….
En resumen, buena comida, precios razonables y ambiente animado y grato. A mejorar, algunos detalles del trato al comensal.
Precio medio: 25 euros por persona, bebidas aparte.
Nuestra valoración general: 7,5 sobre 10
GastroTip: ambiente informal; para comer o cenar, en pareja o con amigos.

lunes, 9 de mayo de 2016

Doki Doki

Descubrir un nuevo restaurante japonés es siempre motivo de satisfacción para nosotros, especialmente si, como es el caso, no sólo se puede disfrutar de una calidad razonablemente buena, sino que además ofrece una moderna decoración y un agradable ambiente. 
Doki Doki, cuyo nombre responde a la onomatopeya en japonés del latido del corazón, abrió sus puertas hace poco más de un año y se sitúa en la calle de Villalar, a pocos metros de la Puerta de Alcalá. Nos ha encantado su estética, con paredes pintadas en blanco y techo en negro, un enorme cuerpo de un pez tallado en madera de tonos claros a lo largo de una de las paredes del restaurante y una estantería con botellas de shake encima en otra y especialmente la barra de sushi, muy original y diferente de las habituales, inspirada en el cuerpo de un salmón y también de la misma madera que en la pared. Asimismo nos ha gustado mucho su bonita vajilla, de inspiración japonesa.
La carta cuenta con los platos habituales en los restaurantes japoneses (niguiri, sashimi, uramaki, hosomakis, tempuras….). Comenzamos con unas gyozas de verduras al curry y seguimos con varios niguiris; de los “clásicos” probamos los de vieira, langostino tigre y lubina salvaje, todos ellos muy bien preparados, aunque otros apetecibles eran los de calamar, pez limón y pulpo gallego. La carta ofrece también otros más novedosos bajo el capítulo “niguiris DokiDoki”, como el de toro tostado con esferas de trufa –especialmente rico-, el de pez limón con salsa de ciruela japonesa, el de salmón tostado con salsa de anguila y seta shitake, el de lubina salvaje y ajo negro y el de langostino salvaje en dos cocciones de jengibre. De la gran variedad de makis, probamos el Ebi wasabi roll, de langostino crujiente con mayonesa de wasabi y salsa de anguila, que nos encantó. De los gunkan, probamos el de txangurro, quizá el que menos nos sorprendió de toda la cena. Finalizamos con una tarta de queso y mango, exquisita.
En general, una cena muy agradable, con productos de calidad, bien presentados, un servicio muy atento y unos precios razonables, teniendo en cuenta que no deja de ser un japonés…
Volveremos!
Nuestra valoración general: 7,5 sobre 10
Precio medio: 40 euros por persona
GastroTip: para comer o cenar, con amigos o en pareja; no es excesivamente bullicioso y podría ser recomendable también para celebraciones especiales.

lunes, 25 de abril de 2016

Taberna Los Gallos

Recientemente hemos tenido la oportunidad de cenar en la Taberna los Gallos, situada en el agradable callejón de Puigcerdá,  en el que confluyen restaurantes actualmente “de moda” (el nuevo y bonito local de La Máquina; No restaurante; Babelia; 5J, etc.junto con La Bien Aparecida unos metros más abajo y Quintín Ultramarinos, VI Cool y El Paraguas hacia arriba), de forma que cuesta encontrar sitio para aparcar -incluso a los aparcacoches. A la entrada del callejón estaba el conocido Alkalde, que cerró sus puertas en febrero de 2016.
El local que acoge a la Taberna los Gallos ocupa dos plantas tras las últimas reformas de hace más o menos un año; cuenta con una terraza a pie de calle, muy habitual hoy en día en numerosos restaurantes para facilitar un espacio para fumadores; una zona de barra en la entrada con mesas altas y un amplio comedor en el ático al que se puede acceder por ascensor, con una bonita barra, mesas con taburetes altos y mesas convencionales, todo ello decorado en blanco y verde oliva, bajo un techo acristalado que llegado el buen tiempo se abre. 
Un Dj ameniza (quizá en exceso) el ambiente.
La Taberna pertenece al mismo dueño que el restaurante Babelia, también en el callejón de Puigcerdá, a unos metros y de hecho, presentan una propuesta y resultado similares.

domingo, 10 de abril de 2016

Ornella

Apenas hace unos meses que ha abierto sus puertas el restaurante Ornella, sucursal de uno de nuestros italianos favoritos en Madrid (Pulcinella) y lo ha hecho en un moderno local situado en pleno barrio de Salamanca, casi pared con pared con el restaurante Iroco, muy de moda hace algunos años y poseedor de una de las terrazas más bonitas de Madrid, pero hoy en día venido a menos.
Aunque se trata de una trattoría, su estética se aleja totalmente de lo que podríamos considerar convencional para dicho tipo de negocio, con un estilo sofisticado a la vez que acogedor. Dispone de una zona de mesas altas y otras bajas junto a la entrada, con un jardín vertical en una de las paredes y  unos bonitos ventanales con vistas a la calle de Velázquez; la larga barra comunica con el salón principal y al final del esté se encuentra la escalera que conduce al comedor de la planta inferior. 

domingo, 27 de marzo de 2016

d'Altea. Coctelería & cocina mediterránea en Majadahonda

Resultado de imagen de d'altea restaurante
En 2012 abría sus puertas en Majadahonda el restaurante d'Altea, del Grupo República Café, con una oferta basada en una combinación de gastronomía mediterránea de gran nivel (a destacar los excelentes arroces como pudimos comprobar en nuestra reciente visita) y lugar de encuentro (hay una zona a la entrada más informal con una amplia barra en línea con la variada carta de cócteles). Como broche de esta puesta en escena, d'Altea cuenta con una amplia y acogedora terraza.

sábado, 19 de marzo de 2016

La Huerta de Tudela

Aunque no es novedosa la existencia de restaurantes navarros de cierto nivel en Madrid, sí lo es el nivel y difusión que están teniendo aquellos que de forma especial promueven las excelencias de la huerta navarra, de los que conocemos desde hace años La manduca de Azagra (ver post) y -por referencias únicamente- Floren Domezaín, que se autodenomina “el rey de las verduras”. A ellos es obligado añadir La Huerta de Tudela, de cuya cocina acabamos de –literalmente- disfrutar.

jueves, 10 de marzo de 2016

Atlantik Corner

El pasado otoño abrió sus puertas en Madrid el restaurante Atlantik Corner, situado en el denominado barrio de las Letras, zona muy turística a pocos metros de la plaza de Santa Ana (ver nuestro post sobre Ana la Santa). Ocupa un bonito local, razonablemente amplio, con una zona inicial de barra (donde es posible comer de manera informal), el comedor y un  reservado con un colorido mural al fondo. La decoración es sencilla y agradable, con vigas a la vista en el techo, taburetes de corcho, macetas colgantes y suelos combinados (baldosas y tarima), conformando todo ello un espacio acogedor.

domingo, 28 de febrero de 2016

Lúa. Sofisticando la cocina gallega

Conocimos Lúa (luna, en gallego) en 2012, poco después de cambiarse a la que continúa siendo su actual ubicación en el paseo de Eduardo Dato. Ya en aquella primera visita nos gustó mucho (ver post) y desde entonces mucho ha llovido. Por ejemplo, su creador y chef, Manuel Domínguez ha logrado su primera “Estrella Michelin” y dos “Soles” en la Guía Repsol.
El local ha sido reformado desde nuestra anterior visita. Por aquellos tiempos disponía de una única planta a pie de calle, que ahora se destina principalmente a la zona de barra. Actualmente el comedor principal está en la planta de abajo, que ha sido decorada en tonos blancos y tostados, complementados por las paredes de ladrillo visto. Bajo la fórmula del menú único -que supone asumir cierto riesgo- a la que ha añadido el formato “barra” con una carta específica, Lúa ha continuado desarrollando una propuesta gastronómica moderna y sofisticada con continuas referencias a la cocina gallega. Este menú recoge cambios en función de la temporada y se sirve en nueve pasos, con un precio de 60 euros; consta de tres aperitivos, dos entrantes, un pescado, una carne, el pre-postre y el postre. Existe la opción de acompañarlo del correspondiente maridaje, en cuyo caso el menú asciende a 86 euros.

sábado, 20 de febrero de 2016

Enso Sushi

Enso Sushi acaba de abrir sus puertas en el local que anteriormente ocupaba el restaurante Nikkei 225 también de cocina japonesa. El local ha sido redecorado, con un estilo quizá más elegante que su predecesor, ahora a base de tonos negros y con una iluminación tenue, manteniendo la anterior estructura, incluso la barra de sushi y la bodega acristalada en la entrada. Se trata del nuevo proyecto de Antonio Bernal, empresario levantino que cuenta con otros restaurantes japoneses en Murcia y Alicante.

sábado, 6 de febrero de 2016

Restaurante Ana la Santa

El restaurante Ana la Santa, ubicado en la planta baja del imponente hotel Meliá de la plaza de Santa Ana (hotel ME Madrid Reina Victoria) pertenece al grupo En Compañía de Lobos, fundado por el responsable del grupo Tragaluz, cuyo inconfundible sello está presente tanto en Ana la Santa como en Bosco de Lobos, el otro local que tienen en la capital.