sábado, 6 de febrero de 2016

Restaurante Ana la Santa

El restaurante Ana la Santa, ubicado en la planta baja del hotel Meliá de la plaza de Santa Ana (hotel ME Madrid Reina Victoria) pertenece al grupo En Compañía de Lobos, fundado por el responsable del grupo Tragaluz, cuyo inconfundible sello está presente tanto en Ana la Santa como en Bosco de Lobos, el otro local que tienen en la capital.

domingo, 24 de enero de 2016

Piú di Prima - Más que …un italiano

El panorama gastronómico ha cambiado mucho estos años en Madrid y aunque los "italianos" clásicos de calidad como Pulcinella, Piu di Prima, la trattoria Sant Arcangelo o Don Giovanni siguen ahí, a ellos se han añadido otros como Romano Ristorante y Da Luca, ambos en La Moraleja y Picsa, por su particular versión de las pizzas -ver post-. Después de un largo largo periodo de tiempo hemos vuelto a Piú di Prima y resulta un placer comprobar que conserva la esencia que lo convirtió en nuestro "italiano favorito": la calidad y variedad de las recetas así como el ambiente chic, refinado y algo intimista (luces atenuadas y la utilización de madera en las paredes, decoración sobria y con reminiscencias decó) del comedor. Han añadido un pequeño espacio en formato terraza para fumadores a pie de la calle de Hortaleza.

La carta es netamente italiana y con acento en la utilización de materias primas de calidad. Destacaremos la melanzane a la parmigiana y el vitello tonnato para empezar; los risottos con boletus edulis con tinta de calamar y pulpo a la parrilla; con espárragos verdes, speck y parmesano; carnes como el steak tartar y la orecchiona di vitello y pastas muy apetecibles. Entre ellas, destacaremos las dos -exquisitas- que probamos: los ravioli de foie y setas y los tortelli rellenos de burrata y crema de trufa negra. 

Piú di Prima siempre tuvo una vocación fashion, para ver y ser visto, aunque en estos años ha ido perdiendo puestos en el top de los restaurantes "it" y a ello puede contribuir el que el precio final sea un tanto elevado y posiblemente le reste atractivo frente a otras opciones.

Nuestra valoración general: 8 / 10
Precio medio: de 35€ a 40€ por persona, bebidas aparte.
GastroTip: para cenar preferentemente; para comer suele estar un tanto vacío. Sigue siendo una excelente opción para veladas románticas o celebraciones especiales.

lunes, 18 de enero de 2016

El Invernadero (de los Peñotes)

Dentro del recinto de Los Peñotes, conocido espacio de jardinería situado junto al centro comercial Moraleja Green acaba de abrir sus puertas el restaurante El Invernadero. Su nombre responde al tipo de local que acoge el mismo, con paredes y techos acristalados a modo de invernadero en una superficie de más de doscientos metros cuadrados en una sola planta a la que entendemos que a corto plazo añadirán un local de similar formato, contiguo, con la previsible finalidad de destinarlo a celebraciones (bodas, bautizos, etc.). Cuenta con una zona que posiblemente se destinará a terraza en la época estival. De momento abren solo para el almuerzo.

domingo, 10 de enero de 2016

niMÚ bistró: pequeña joya GastroChic

Una de nuestras más gratas sorpresas de los últimos meses en el plano gastronómico ha sido este coqueto  restaurante ubicado en el hotel Adler. Como reza su propia página web, “niMÚ bistró es el nuevo restaurante de la buena cocina situado en el barrio Salamanca de Madrid. Es un bistró y terraza donde compartir buenos momentos gastronómicos con su excelente cocina de mercado y mediterránea y decorado por Pascua Ortega”.

La Bien Aparecida

Se trata de la tercera apuesta gastronómica de Paco Quirós, dueño del célebre restaurante Cañadío en Santander y que ha cosechado sendos éxitos con Cañadío Madrid y La Maruca. Se ubica en la calle de Jorge Juan que aglutina, en una franja de no más de doscientos metros, cerca de una decena de restaurantes de distinto nivel pero, en general, recomendables: Alkalde, El Paraguas, Quintín Ultramarinos, No, Babelia, Los Gallos, La Máquina, Álbora... 

lunes, 4 de enero de 2016

Nuestros restaurantes favoritos de 2015 – IV Edición Selección GastroChic

Por cuarto año ofrecemos a los lectores de GastroChic un compendio de nuestras mejores experiencias, agrupadas por categorías. 

domingo, 3 de enero de 2016

Natsuki

Se trata de la última apuesta gastronómica del dueño del restaurante Ramsés, que ha rediseñado la zona que anteriormente se llamaba "Bistró" para crear un espacio dedicado a la cocina japonesa. Natsuki (significa "siete almas") ha sido decorado en esta nueva etapa por el afamado Philippe Starck (al igual que el resto de los espacios de Ramsés). Esta vez también ha logrado crear un ambiente bonito a la vez que sofisticado, con el añadido de unas novedades tecnológicas que no hemos visto en otros restaurantes: además de la pantalla sobre la barra de sushi que preside el frontal del restaurante ofreciendo imágenes de Tokio, la superficie de las mesas cuenta con múltiples pantallas digitales que van cambiando sus dibujos e imágenes, generalmente sobre temática japonesa. 

lunes, 21 de diciembre de 2015

Atlántico. Casa de comidas

En la calle de Velázquez casi esquina con Goya ha abierto sus puertas hace poco más de un mes el restaurante Atlántico, sucursal madrileña del afamado Casa Solla (de Pepe Solla) de Pontevedra y que aún no conocemos, premiado con una Estrella Michelìn y tres Soles en la Guía Repsol. Nos ha gustado mucho Atlántico en esta primera visita con unos platos bien presentados, sabores muy ricos y precios razonables. 

Dispone de un bonito local con un salón central destacable por su pared en ladrillo visto, tonos marineros y una gran claraboya así como una hilera de peces iluminados con luz azul que penden del techo. 


La carta es un tanto breve pero la mayor parte de platos "suenan" tan apetecibles que cuesta elegir. Entre los entrantes mencionaremos las almejas de la ría en salsa verde, la empanada del día -muy rica la de carne que probamos-, el guiso de pulpo, el huevo roto con cachelos asados y el tartar de vaca gallega con queso Cebreiro. Entre los pescados optamos por la caldeirada de pescado del día -recomendable- aunque otras opciones eran el bacalao con puerros y setas o la merluza de Celeiro. De las carnes probamos el guiso de carrillera y rabo que, pese a su nombre, no se presenta con forma de guiso... Aunque está muy rico la ración es quizá algo escasa. Otra alternativa apetecible era el entrecot de vaca gallega. De los postres probamos la tarta de queso, yogourth y membrillo; muy lograda. 

En resumen, recomendable esta nueva apertura que ofrece platos muy apetecibles de la cocina gallega con una buena relación calidad vs precio y que apunta muy buenas maneras...


Nuestra valoración general: 7,5 sobre 10
Precio medio: 20-25€ por persona bebidas aparte
GastroTip: ambiente informal; más para comer que para cenar. 

domingo, 22 de noviembre de 2015

Estado Puro

Hacía tiempo que queríamos conocer Estado Puro, el restaurante  en "formato tapas" de Paco Roncero situado en la plaza de Cánovas del Castillo. Este conocido chef dirige también La Terraza del Casino, de reconocido prestigio en el ambiente gastronómico y laureado con dos estrellas Michelin, en un formato mucho más formal que Estado Puro.
Al entrar al local lo primero que nos llama la atención es el techo abovedado, recubierto por medio de un gran número peinetas de color marfil. Por lo demás, hay una barra decorada en tonos rojos, mientras que en el comedor principal predominan los tonos crudos y grises. Estado Puro dispone de una terraza quizá un tanto ruidosa porque está en plena acera pero con una bonita vista a la fuente de Neptuno. 

sábado, 7 de noviembre de 2015

Arts Club Madrid. El último "must-go"...

Arts Club abrió sus puertas la pasada primavera pero en poco tiempo se ha convertido en una de las opciones destacadas en la noche madrileña, tanto para cenar como –especialmente- para las posteriores copas de rigor. En estilo, lo situaríamos entre Marieta (ver post) y Tatel (ver post) a cierta distancia de Ten con Ten (ver post). En este último, aunque el formato restaurante /copas/música puede parecer similar la comida es muy superior en calidad a aquellos. 

miércoles, 4 de noviembre de 2015

Tepic. La retaguardia mexicana

Aunque hace años que abrió sus puertas en el barrio de Chueca, lo cierto es que aún no conocíamos Tepic, que acaba de cambiar su ubicación a la calle de Ayala, a unos metros de Ten con Ten (Ver post). El local cuenta con dos plantas, una superior con una pequeña barra y una larga mesa con taburetes altos donde tomar un cóctel y picar unos platillos o antojitos al estilo mexicano y la planta inferior, razonablemente amplia y decorada con paredes en blanco, mesas de madera y un estilo un tanto moderno y alejado de lo que seria la clásica decoración de un restaurante mexicano. 



jueves, 22 de octubre de 2015

Picsa. La versión argentina de las pizzas.

Picsa nació hace prácticamente dos años de la mano de los mismos dueños que Sudestada (ver post); de hecho, está situado a pocos metros de éste en la calle de Ponzano, en pleno barrio de Chamberí. Picsa aporta una visión diferente a las pizzas tradicionales, utilizando una masa más gruesa y esponjosa que la tradicional e incorporando muchos ingredientes diferentes que hacen disfrutar de pizzas especialmente sabrosas. 
 
El local cuenta con un reducido número de mesas y unos taburetes junto a la barra tras la que se sitúa el horno de leña.  Techos altos, conducciones de aire a la vista, azulejos blancos en las paredes, mesas y sillas metálicas y suelo de mármol negro generan un ambiente informal y un tanto frío y poco acogedor, compensado con creces por la calidad de la comida. 

lunes, 19 de octubre de 2015

Bacira. Grandes promesas

Aunque acabamos de conocerlo, Bacira comenzó su andadura hace poco más de un año y apunta grandes maneras. En cierto modo nos recuerda a Lakasa como una de esas aventuras gastronómicas que emprenden cocineros, ya de cierta experiencia, que desarrollan su sueño en locales en barrios castizos de Madrid (Cuatro Caminos, Chamberí...) con propuestas diferentes y deliciosas. 

El local cuenta con una sala cuadrada con paredes blancas y zócalo de baldosa con cuadros y rombos, columnas en verde, originales lámparas con bombillas incandescentes vintage y conducciones de aire a la vista que recrean un conjunto moderno y a la vez fresco



domingo, 4 de octubre de 2015

Benares Madrid. Evoluciones de la cocina india tradicional.

Hace un mes escaso que abrió sus puertas Benares, sucursal del restaurante londinense del mismo nombre cuyo chef, Atul Hocchar, tiene entre sus méritos ser el primer cocinero indio que consiguió una estrella Michelin. Se ubica en el local donde anteriormente estuvo nuestro añorado Annapurna si bien ha sido completamente redecorado, manteniendo la forma de "ele" pero con una estética moderna que a base de tonos dorados y blancos y quizá demasiada luz - una larguísima fila de pequeñas esferas a modo de lámparas recorre el techo de una parte del local, así como la entrada ¡por la zona que da a la calle..! - logrando en conjunto un estilo elegante y de cierta sofisticación. La zona con la barra junto a la entrada también ha sido modernizada. Y al fondo del local llama especialmente la atención el bonito jardín del patio interior, que ahora cuenta con un pequeño estanque y la proyección de imágenes de la ciudad de Benares sobre el muro del fondo.

 

jueves, 1 de octubre de 2015

Nakeima

Acabamos de conocer Nakeima, la apuesta gastronómica que unos jóvenes emprendedores iniciaron hace ya dos años ...y nos ha encantado. El local se encuentra situado en el barrio de Argüelles, frente a Don Oso -conocido por sus buenas hamburguesas y con un público mayoritariamente universitario. Consta de un par de mesas altas con unos ocho taburetes y una barra en forma de "ele" para un máximo de doce puestos. Claramente la estética es intrascendente dado que lo importante son las materias primas y la -exquisita- comida que elaboran. La ubicación y el formato de cara al público no facilitan que Nakeima sea un restaurante conocido: a la 1:30 pm y a las 8:30 pm apuntan en una lista a las personas que están esperando fuera del restaurante -es habitual que tenga cierta cola- hasta un máximo de 20 comensales, citándolos para las 2 pm y 9 pm, respectivamente. Es decir, no hay más que esos dos turnos de comida y siempre hasta un máximo de 40 cubiertos diarios. Por supuesto no admite reservas.

En cuanto a la comida, no hay carta al uso sino una lista de platos apuntada en la pared con el mensaje: "hoy tenemos...". Como era nuestra primera visita nos dejamos guiar: comenzamos con unos dumplings de papada de cerdo y de zamburiñas, estos últimos especialmente buenos. Seguimos con el bao negro relleno de sepia encebollada. Inmejorable. A continuación una especie de brocheta de pollo de corral marinado con ají amarillo. Después llegó el turno a los niguiris: de xargo; de pez mantequilla; ibérico (de panceta) y lecter (de solomillo)..., estos dos últimos muy ricos aunque el arroz mejorable. Lo importante es lo que estaba por llegar: el curry de pato -en ocasiones lo tienen de codillo- servido en una pequeña cazuela y la oreja crujiente de cochinillo sobre base de patata, con filamentos de chile y col china. Excelentes ambos platos.  

martes, 15 de septiembre de 2015

Sudestada (II). Fina cocina asiática

Conocimos Sudestada hace ya cuatro años poco después de resultar elegido “Restaurante del año 2010" por la revista Metrópoli. A estas alturas ya ha sido premiado con dos "soles" en la Guía Repsol y año tras año sigue sonando entre los favoritos para hacerse con una "estrella" Michelin, pero se le resiste…

lunes, 7 de septiembre de 2015

Platea Madrid

Agosto es un excelente mes para hacer turismo por Madrid y para disfrutar de opciones gastronómicas diferentes. Recientemente hemos dedicado un día a realizar un recorrido por el centro histórico de Madrid, incluyendo una recomendable visita al Palacio Real. Para almorzar, paramos en Platea, donde se ubicó el cine Carlos III, junto a la plaza de Colón, que en 2014 sufrió una espectacular reforma con una fuerte inversión económica, para transformarse en un moderno multi-espacio de ocio gourmet.
El modelo de negocio de Platea se basa en ofrecer, en sus distintos “escenarios”, propuestas diferenciadas que permiten satisfacer a un amplio público y sin limitaciones de horario, combinadas con actividades de ocio (actuaciones musicales, etc.).
Las diferentes plantas y espacios de Platea se distribuyen de la siguiente forma:
  • El “foso” (el sótano, abierto no obstante al patio central) con buena parte de los 20 puestos de comida variada que ofrece, algunos de ellos sucursales de restaurantes de prestigio: Shikku, Entrecortes, Kinua (peruano), etc.
  • El “patio” con otro buen puñado de opciones “mini” para disfrutar en las mesas centrales, que son comunes a todos los puestos y en las que solo hay servicio de bebidas (la comida hay que ir comprándola y trayéndola de cada barra. Hay propuestas para todos los gustos: productos ibéricos, cocina española, pinchos, encurtidos, oyster bar, pizzas… Además, en esta planta está el bar que funciona para dispensar las bebidas a los comensales y como bar de copas más avanzada la noche. Los accesos a la calle también están a esta altura y son ocupados con varios locales con una decoración muy llamativa. En especial, merece la pena destacar la pastelería y salón de té Mama Framboise (ver nuestra crítica de la sede de Fernando VI) y la tienda de ultramarinos (con una impresionante sección de frutería) Gold Gourmet.
  • Arriba, en la primera planta, es el bistró de Ramón Freixá, muy logrado (ver nuestro anterior post) y con una perspectiva inmejorable del escenario, en el que suele haber actuaciones los fines de semana.
  • Finalmente, en la última planta está El Club, una coctelería con zona de eventos y una zona de fumadores.

En nuestra opinión, la visita a Platea merece la pena. Es una excelente opción para ir con amigos o con la familia y satisfacer las diversas apetencias de forma informal y relativamente rápida. Es la perfecta parada en un día de turismo o de compras. No obstante, los precios son algo elevados y creemos que ello le va a impedir convertirse en una referencia del público madrileño dado que este elemento es importante para dar recurrencia a las visitas.

Nuestra valoración general: 7’5 / 10
Precio medio por persona: 15€-20€ por persona (a base de raciones y pinchos a compartir).
GastroTip: Si es posible, evitar las aglomeraciones del fin de semana.

lunes, 31 de agosto de 2015

Green T en el hotel Palace

Retomamos el blog tras el verano con la noticia de varios cierres (The Hall, Tweed, Boggo…) y con varias visitas a restaurantes –nuevos y no tan nuevos- de los que hemos disfrutado recientemente en Madrid.
En esta ocasión queremos comentar nuestra experiencia en el japonés del hotel Palace, Green T (o Green Tea Sushi & Coctail), un pequeño y acogedor sushi bar donde disfrutar de comida nipona en un entorno con mezcla de estilos vintage, japonés y thai. También se publicita como coctelería y, a decir del número de botellas de bebidas espirituosas tras la barra, esta aspiración debe de ser bastante marcada, si bien ni el público ni la atmósfera del local parecen acompañar esta orientación de Green T como bar de copas.

viernes, 17 de julio de 2015

El Gordo de Velázquez

El pasado mes de marzo abrió sus puertas El Gordo de Velázquez, nuevo restaurante que se ubica en una elegante zona de Madrid: la calle de Velázquez casi esquina a la de Ortega y Gasset y lo hace con dos importantes elementos bien apuntalados: una cocina tradicional con toques modernos y un local estéticamente muy logrado.

Se distribuye en dos plantas, que son casi tres por la pequeña escalera que conduce a los comedores desde la zona de barra -muy bonita, con taburetes entelados en terciopelo y unas mesas altas frente a la misma. Paredes de ladrillo visto; mesas de madera; ventanas forjadas en hierro; conductos de ventilación a la vista en el techo y una agradable terraza a pie de calle en la que, como nota curiosa, hay un pequeño puesto de venta de flores. En conjunto configuran un entorno muy grato y bien ambientado.

Cuenta con una carta amplia con muchas alternativas apetecibles. Para “picar y compartir” llamaron nuestra atención las colas de cigala en tempura, la ensaladilla rusa con cangrejo, la tortilla española con trufa y pan tumaca, la brandada de bacalao gratinada y los langostinos de Sanlucar en gabardina, entre otros. No obstante optamos por los huevos estrellados con jamón –bien, sin arriesgar- y los canelones trufados, plato estrella de la Casa –muy ricos- que comparten espacio en la carta con el risotto de boletus y colmenillas y el huevo poché con parmentier de patata y trufa - este último lo encontramos cada vez en más restaurantes. Entre los pescados destacacamos el pulpo, el tartar de atún, la merluza, los chipirones y el ceviche de corvina, gamba y pulpo. De las carnes: la carrillera de Ibérico, el carré asado de cordero lechal, las albondigas de ternera y el solomillo –Ibérico o de ternera.  Como postre compartimos la tarta crujiente de chocolate, no especialmente reseñable.

En conjunto, nos ha gustado esta primera visita a El Gordo de Veláquez y previsiblemente repetiremos. Buena comida en un entorno agradable y a precios razonables.

Nuestra valoración Gastrochic: 7,5 sobre 10
Precio medio: 30€ por persona, bebidas aparte.
GastroTip: para comer o cenar; en pareja o con amigos; ambiente informal.

martes, 16 de junio de 2015

Tatel. The place to go...

A principios del pasado mes de mayo abrió sus puertas este restaurante y desde el primer momento se convirtió en un éxito. Es evidente que a ello contribuyó saber que entre sus dueños se encuentran famosos deportistas y personas del mundo del espectáculo, lo que inmediatamente generó un gran interés y curiosidad por conocer Tatel. Sin embargo, ahora que ya hemos cenado allí podemos atestiguar que no es un sitio de moda más, sino un restaurante en el amplio sentido de la palabra. Lo que sucede es que se conjungan varios elementos que propician ese claro y rápido éxito: un bonito local con una excelente puesta en escena, un buen servicio y una carta muy apropiada. Evidentemente, no es un sitio barato y es complicado reservar mesa...
Se encuentra situado junto al puente de Juan Bravo, en pleno paseo de la Castellana.  La estética nos ha encantado, con un aire que puede recordar a algunos elegantes locales neoyorquinos: luces atenuadas; mesas razonablemente separadas; distintos espacios: una zona inicial de mesas altas donde picotear y una bonita barra para tomar una copa; varios semi-reservados las zonas laterales y al fondo. La zona principal del comedor, en el centro de la enorme estancia, está delimitada por un largo sofá chester, rojo oscuro, en forma de “u”, mientras que el resto de sillas, de color ocre, contrastan con la elegante mantelería blanca. Cocina a la vista. A todo ello se añade un espacio central para que un disc-jockey amenice la velada, aunque más nos agradó la excelente voz de la solista que cantaba cerca de los comensales.